APARICIÓN DE LA VIRGEN MARIA TRAS LOS ESCOMBROS DIAS DESPUES DEL TERREMOTO RECORDANLE QUE MEXICO NO ESTA SOLO

Hay experiencias que marcan en la vida, que rasgan el lienzo de la memoria para impregnarse indefinida, tal vez eternamente, en la memoria. Esto ocurre tanto a nivel personal, en la historia individual de cada uno, como a nivel colectivo: por ejemplo cuando el manto de la tragedia envuelve a una sociedad y se destapa una reacción catártica en cadena.

El martes 19 de septiembre de 2017, a las 13:14, ocurrió algo que México no olvidará. Un eco de otra cicatriz histórica, el sismo de 1985, tan evidente que se registró precisamente en el aniversario de su antecesor, un volcán de emociones prefiero, y luego de reflexiones, anécdotas y, esperemos, aprendizaje. Pero como la historia es, también, un ciclo, pareciera que algunas de las reflexiones que detonó ese sismo, el de 1985, tienen algo importante que decirnos hoy, a unos días de este, el de 2017.

 

A continuación compartimos una breve selección de textos telúricos, uno de José Emilio Pacheco, otro de Efraín Huerta, ambos publicados originalmente en la revista Proceso, en 1985 y 1986, respectivamente; el otro es de Octavio Paz, publicado en el diario español El País, el mismo año del sismo.

Close